7 errores comunes que cometemos al lavarnos la cara.

7 errores comunes al lavarnos la cara by Alicia Borchardt

Lavarte la cara suele ser la rutina de belleza más simple. Pero debes tomar en cuenta que ciertas acciones pueden ser contraproducentes y  generar problemas en tu rostro. La piel de la cara es una de las zonas más delicadas y debe ser tratada con mucho cuidado. Hoy les tenemos 7 errores comunes que cometemos al lavarnos la cara.

1) No te lavas las manos.

Esto es muy común: no sueles lavarte las manos antes de proceder a lavarte la cara. De hecho, mucha gente piensa que no tiene sentido lavar las manos antes de limpiar el rostro, si igual se van a usar productos de limpieza. Bueno, aunque no lo creas, lavar las manos es vital. La razón es que las manos están expuestas a bacterias debido a que tocas innumerables superficies. Algunos productos para la limpieza del rostro no eliminan estas impurezas.

2) No cambias de productos en años:

De seguro tienes algún producto de belleza preferido. Quizás te encanta porque es muy fresco, huele bien y es suave. Sin embargo, los cambios climáticos afectan nuestra piel. Por eso debes ajustar tu rutina y productos. No es lo mismo la humedad y el calor del verano que te hace sudar más, al frío seco del invierno. Fíjate qué limpiadores son mejores para cada época del año. No te apegues a ningún producto. El producto de limpieza ideal debe remover las impurezas, el maquillaje y todas las células muertas sin quitar los aceites naturales de tu piel.Encuentra un limpiador que haga el trabajo (sin que sea demasiado suave, pues estos requieren doble lavado para obtener una limpieza profunda). También evita uno que sea sumamente abrasivo porque ocasionan que tu piel se irrite y se seque.

3) No cuidas la exfoliación

Muy rara vez necesitarás exfoliar el rostro todos los días, ya que esto puede hacer que se reseque la piel. Algunos exfoliantes podrían dañarla, porque contienen químicos que son muy agresivos y, por lo general, suele ser suficiente con lavar la cara diariamente. Lo ideal es que la exfoliación se haga una vez por semana o dos veces al mes, de esta forma evitarás perder la suavidad de tu piel; personalmente recomiendo exfoliantes naturales caseros.

4) Simplemente, eres muy poco cuidadosa con tu piel

¿Eres de las que secan muy fuerte luego de lavarte la cara? Si piensas que cuanto más fuerte te seques, mejor se limpia la piel, estás equivocada. De hecho, podrías estar ocasionando un gran daño. Trata de hacer todo siempre con movimientos circulares y suaves. Limpiar, exfoliar y secar. Eso reduce el daño y es más efectivo para lograr una limpieza apropiada. Al terminar, seca con ligeros golpecitos y usa una toalla suave. No te excedas y trátala con cuidado. De hecho, te recomiendo usar una toalla especialmente para el rostro.

5) No aplicas correctamente el limpiador

Los poros son los que absorberán el limpiador para llevarlo a las capas profundas de tu piel. Por eso debes aplicarlo con movimientos circulares, muy ligeros y suaves. Si lo haces de manera horizontal o vertical puede que te demores un poco más. Revisa y sigue las instrucciones del limpiador: verás que, aunque puede tratarse de un proceso lento, trae muchos beneficios. Y para ver los resultados, debes aplicarte correctamente el producto limpiador.

6) No usas agua con la temperatura adecuada

Existe la creencia de que el agua caliente abre los poros y el agua fría los cierra. Aunque es una idea muy extendida, en realidad es un mito. Los poros no tienen músculos que los abran y los cierren. Lo que sí debes tener presente es que si eliges lavarte la cara con agua muy caliente, dañarás los aceites naturales que protegen tu piel. Esto puede generar resequedad y una producción descontrolada de sebo. Lo más recomendable es utilizar agua tibia, ya que no te provocará ningún daño y eliminará correctamente las impurezas. Además, es mucho más agradable la sensación de agua tibia.

 7. No enjuagas bien

Con la limpieza no termina tu rutina de belleza. Es donde inicia ya que, con el rostro limpio, puedes aplicar los tónicos, humectantes, sueros y protector para mantener el rostro sano. Luego de haber utilizado todos estos productos en tu rutina debes tener presente que si no te enjuagas bien, se comienzan a acumular sobre tu piel. Esto trae como consecuencia poros obstruidos y provoca piel seca y aparición de barritos.

Es importante que te enjuagues adecuadamente. Presta especial atención cuando llevas prisa por la mañana o te mueres de cansancio por la noche. No olvides enjuagar la quijada, la línea del cabello y la nariz. Son tres lugares que solemos pasar por alto con suma facilidad.

Quizás has cometido estos errores en más de una ocasión al lavarte la cara y ni lo habías pensado. Probablemente creas que solo necesitas un jabón y agua tíbia. Ahora ya tienes una lista de las acciones vitales para tener una buena rutina de belleza.

Gracias por compartir este contenido!
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>